31 may. 2015

Atención Temprana y Oportuna para el niño prematuro y sus familiares

Algunos días podemos levantarnos antes de tiempo, ya no logramos volver a conciliar el sueño, nos levantamos, nos asomamos a la ventana y observamos un día nublado. Quizá nos encantaría volvernos a la cama y seguir durmiendo, pero ahora ya no es posible, hemos de continuar con el día. Podemos decidir salir a la calle como si conociéramos las posibles consecuencias de esas nubes, o prevenir, coger un paraguas, vestirnos y calzarnos para la ocasión y continuar, sabiendo que en unas horas, o unos días puede mejorar la situación, y si estoy satisfecha porque fui previsora, ni me mojé la ropa, ni la cabeza, ni sentí frío, ni patiné, ni tuve que correr…y cuando salga el sol podré disfrutarlo y valorarlo.

Me considero vocacional y apasionada de mi profesión, cuando detecto una situación que puede mejorar, intento hacer algo con ello, en esta etapa de mi vida, me he encontrado con un vacío entre las familias de los niños con prematuriedad, padres que se van de alta tras un largo ingreso hospitalario con un niño al que, muchas veces, ni siquiera llegan a sentir como un ser, como su hijo, al que aún no pueden mirar como el hijo deseado que esperaban, pero tampoco como el que ES.

Familias con una situación especial, muchas de ellas no llegaron ni a las clases de preparación al parto, seguramente ni pudieron tomar conciencia de su embarazo en calma, ni alcanzar la baja maternal, a la mayoría de estas familias (madres y padres) les puede faltar el ajuste psicológico y emocional del último trimestre de gestación.                                       

El nacimiento de un hijo prematuro es un acontecimiento que provoca en los padres un shock emocional, el duelo será el proceso psicológico general típico en los padres de los bebés prematuros. El rol parental se verá alterado durante el ingreso de un bebé prematuro.

Los padres de los niños prematuros ingresados desarrollan con mayor frecuencia sentimientos de estrés, ansiedad, desesperación y desesperanza…ni  siquiera estar cerca de otros padres de niños prematuros les anima a hablar entre ellos, muchas veces, no se acercan a la pareja de al lado, por temor, nadie sabe qué hijo/a puede estar peor, que situación puede ser más grave, o incluso si esos bebés estarán allí mañana.

Cierto es que las unidades de neonatología 24h de puertas abiertas han mejorado está situación inicial, pero no es suficiente. Las estrategias de apoyo a los padres durante la hospitalización del bebé han de ser un objetivo asistencial, y por ello desde la Asociación “La mirada de LLuna” y con la colaboración de espacios por parte del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, creamos un espacio de encuentro para padres tanto ingresados como de alta, y/o profesionales, donde poder encontrarse cuando cada uno lo necesite o deseé, y en el cual les acompañamos en la medida de nuestras posibilidades.

Los Talleres de encuentro de padres son una  intervención dirigida a dar apoyo emocional a la familia. En estos talleres los padres pueden mejoran la confianza en sí mismos mediante la adquisición de conocimientos sobre el cuidado de su hijo o sentirse comprendidos y expresar demandas, sentimientos…muchas veces en común con otras familias allí presentes.
Además, los talleres, facilitan a los profesionales a conocer las percepciones y necesidades de los padres, para establecer intervenciones que minimicen del impacto emocional y favorezcan la vinculación segura con sus hijos/as.

 Fomentamos ese contacto precoz que  es un promotor de la vinculación afectiva del niño y de sus figuras de apego. Los padres de niños prematuros necesitan ser acompañados en la construcción del vínculo afectivo con su hijo en la mayoría de casos.

La otra necesidad detectada en mi experiencia profesional, unida al vacío de las familias, es la atención oportuna a estos niños/as prematuros. La frustración que me ha supuesto estos últimos años, observar la frecuencia de nacimientos prematuros, conocer las consecuencias de la prematuriedad y, no poder conformarme en mi día a día laboral la llegada de niños a edad avanzada al Cdiat (Centro de desarrollo infantil y atención temprana), sabiendo el tesoro que supone la plasticidad cerebral del ser, y la importancia de los 7 primeros meses de vida de atención al desarrollo psicomotor del niño.

De sobra conocemos que alrededor del 10% de los niños que nacen en nuestro país son prematuros y un 1-2% son muy prematuros, que la prematuriedad  va en aumento debido a distintos factores, siendo la mayor edad materna y la gemelaridad los principales responsables de su aumento según estudios científicos, y que, la prematuridad justifica un 75% de la mortalidad perinatal y un 50% de la discapacidad en la infancia.

Durante el ingreso en el hospital los recién nacidos prematuros pueden padecer enfermedades por la inmadurez de sus órganos como son:

ü  Enfermedad de membrana hialina
ü  Displasia broncopulmonar
ü  Pausas de Apnea
ü  Ductus arterioso permanente
ü  Sepsis o infecciones nosocomiales
ü  Hemorragia intraventricular
ü  Leucomalacia periventricular
ü  Enterocolitis necrotizante
ü  Anemia
ü  Retinopatía del prematuro                                                    

Sabemos además, que los problemas derivados de la prematuriedad afectan fundamentalmente al neurodesarrollo, crecimiento, órganos de los sentidos y aparato respiratorio y que son más frecuentes cuanto menos es la edad gestacional y el peso. También, que los trastornos cognitivos que condicionan trastornos de aprendizaje son los trastornos más frecuentes, y que por un lado, el déficit atencional y TDAH es el trastorno neuroconductual más frecuente, y por el otro,  la parálisis cerebral es la secuela motora más grave.

Las lesiones cerebrales del prematuro no solo condicionan la destrucción del tejido sino también reorganización aberrante de las conexiones. Incluso las lesiones más pequeñas podrían producir secuelas. Las lesiones  más frecuentes son la hemorragia intraventricular y la leucomalacia periventricular.

Por último, los bebes prematuros no han tenido la oportunidad de desarrollar la flexión fisiológica que ocurre  en el último trimestre de gestación. Los niños muy prematuros son muy vulnerables a la deformación mecánica debido a la plasticidad de su esqueleto.

Los programas de seguimiento están dirigidos a la detección precoz de los problemas más frecuentes asociados a la prematuriedad. La exploración neurológica y el patrón de movimiento generales permite diagnosticar precozmente el riesgo de que se desarrolle una parálisis cerebral.

Pero no son suficiente para evitar secuelas graves, desde la Asociaicón “La mirada de Lluna”, trabajamos por la detección, prevención y la atención oportuna de dificultades en la infancia, creemos no puede hablarse de prevención sin una precoz y meticulosa detección de riesgo neuromotor, y, por lo tanto, cuando llegan a derivarse a los centros de Atención Temprana, la patología ya suele estar fijada, suele ser evidente y, entonces, estamos ya hablando de rehabilitación.


Por ello, nuestro objetivo general es detectar, prevenir e intervenir precozmente, en el bebé y el entorno, ante alteraciones que puedan indicar riesgo de padecer discapacidad o dificultades en el desarrollo global del niño y acompañar a la familia en el camino hacia la mejor calidad de vida y, derivar inmediatamente a CDIATS o profesionales de la Atención Temprana.
Fundamental, tanto en el crecimiento como el desarrollo, valorar al bebé siempre en base a la edad corregida. Y, a partir de aquí, tras una devolución a los padres y unas primeras orientaciones para saltarnos el sentimiento de estar en “Tierra de nadie”, planteamos algunas de las siguientes actividades:



Masaje Infantil y método canguro
Terapia orofacial
Psicomotricidad
Acompañamiento familiar
Fisioterapia
Terapia ocupacional…                                          
 
Nuestra visión no va enfocada a trabajar, trabajar y rehabilitar en casa, sino a detectar signos de alarma, contener a la familila y explicarles algunas sencillas orientaciones que pueden incorporar en su día a día en casa, tanto de posicionamiento, como de alimentación, sueño…y sobre todo de juego y relación con el bebé para favorecer la vinculación y fomentar el desarrollo y la maduración del niño prematuro, actividades sencillas que mantienen activo y en evolución a un cerebro inmaduro, y ofrece la posibilidad al recién nacido de que no se fijen patologías a partir de las alteraciones detectadas precozmente, o si hubiera discapacidad las secuelas sean lo menos graves posibles.

La metodología en la cual creemos se basa en:

v  ESCUCHA, OBSERVACIÓN…ESTAR

v  Partimos del respeto al niño y la familia,
acompañamiento no invasivo.                                    

v  Conocemos la realidad y el desarrollo del niño y el entorno familiar para apoyar y potenciar el mismo.

v  Trabajamos desde la escucha y la cercanía con el otro, partiendo de nuestra disponibilidad y acople corporal.

v  Importancia de la comunicación, incluyendo, la comprensión del gesto, el movimiento, la expresión corporal, la voz y la palabra, el tono y la presencia.

v  La observación desde el respeto y la aceptación con precisión, siendo meticulosos pero sin juicios ni interpretación. Desde la desculpabilización.

v  Aprovechamos la motivación de cada niño de comunicarse con sus padres, y más delante de relacionarse con los objetos, para favorecer el desarrollo de cada una de las áreas del desarrollo, área motora, intelectual, social y emocional, convirtiendo cada adquisición y descubrimiento en un aprendizaje significativo para el niño compartido con la familia que le va dando reconocimiento con la mirada puesta en cada logro desde el niño que “ES”.


                                        
En conclusión, el tema de la prevención es un aspecto que está cobrando cada vez mayor realce, pero para poder iniciar precozmente un tratamiento, hay que realizar un diagnóstico también oportuno. De aquí es que surge la necesidad de buscar alternativas sencillas, de fácil y rápida aplicación para médicos, terapeutas y otros profesionales no especialistas en la materia, que les permitan sospechar y en última instancia derivar los niños para una evaluación más detallada al especialista y aprovechar la plasticidad cerebral con intervenciones tempranas, acertadas, meticulosas y no invasivas.

A partir del trabajo conjunto interdisciplinar, y la adecuada evaluación, planteamos la intervención temprana, no únicamente sobre el niño, ni más concretamente, sobre el área motora del niño, sino desde el acompañamiento a la familia junto al niño y en relación a su entorno más inmediato.

Fundamental hacerles saber a los padres que no están solos, que están rodeados de personas que quieren ayudarles a creer lo que son, los mejores padres que pueden tener sus pequeños. Que son los mejores profesionales de sus hijos.

Importante realizar valoraciones de forma continuada en el período ventana (momento en el que no aparecen los signos de posibles secuelas), quizá algunas alteraciones no lleguen a fijarse como patologías o se reduzca la gravedad.

Un trabajo que comienza con la facilitación de creación de vínculos afectivos seguros y saludables entre el/los bebés y los padres, que continúa desde la escucha, vibra desde el contacto, sigue con la contención, alcanza el acople tónico-emocional, favorece el desarrollo psicomotor del niño, fomenta su autonomía y su identidad y previene la disfunción y/o la patología acompañando a la familia en su camino con calidad de vida.

Desde “La mirada de Lluna” caminamos hacia la conciencia social de que la Atención Temprana y Oportuna es una medicina, gratuita y sanadora, al alcance de todos.

Laura Pueyo Pardo
Terapeuta Ocupacional Pediátrica

Presidenta de la Asociación “La mirada de Lluna”

12 may. 2015

La psicomotricidad vivenciada, ¿en casa?

psicomotricidad vivenciada tips para padres

Cuando acabé la carrera de psicología, salí de la facultad con la idea de que sabía mucho de desarrollo infantil y de que todas las técnicas de modificación de conducta que me habían enseñado, servirían.

Creo que ya fue con el segundo paciente que atendí, un niño con mutismo selectivo (no hablaba con nadie salvo con sus padres en privado), cuando me di cuenta de que no era así.

Utilizar una economía de fichas para reforzar positivamente cada vez que el niño hacía algún intento de comunicarse con alguien que no fuesen sus padres, era absurdo.

Aquel niño tardó 12 sesiones en empezar a sacar su voz conmigo, y creo que ya fue por aburrimiento y que le dejara tranquilo.

Nunca olvidaré aquel caso, pues años después cuando he hecho mucha formación complementaria, bastante diferente a lo que aprendí en la universidad, y tengo más herramientas para entender mejor lo que puede expresar un niño y por qué, lo hubiese llevado de otra manera.

Y es que no tardé en descubrir que para entender a los niños, sea cual sea el síntoma que estén manifestando (no come, no duerme, está siempre enfadado, muerde, tiene explosiones de agresividad, es demasiado tímido,…)  hay que observarlos, escucharlos, ver cómo se relacionan con ellos mismos, con su entorno, con los demássin juicios, solo acompañando. Un test psicotécnico o proyectivo no puede proporcionarnos esta información, solo pinceladas.

Y la pregunta sería… Esta mirada, esta escucha, para entender a nuestros hijos, ¿podemos llevarla a cabo los padres?

De alguna manera sí, si somos padres conscientes, pero muchas veces nuestra mirada estará sesgada, solo vemos lo que queremos ver, y es por eso que necesitamos quealguien nos eche una mano.

Una ayuda que yo recomiendo siempre, haya problemas de conducta o no, simplemente para entender y acompañar mejor a nuestros hijos es la psicomotricidad vivenciada o relacional.

Por eso le pedí a Sabela Valens, una profesional de la psicomotricidad con más de quince años de experiencia y muchos niños observados en su haber, que me concediera una entrevista.

La conozco desde hace años, de hecho hemos trabajado juntas y le he derivado muchos casos de niños y niñas para que pudiera acompañarlos, mientras yo hacía paralelamente terapia familiar con los padres.

Me gusta mucho cómo trabaja, su implicación, su trato con los niños, tanto que también le confío a mi hija, Sunflower va a sesiones de psicomotricidad vivenciada en grupo con ella todas las semanas, y además va encantada, porque se lo pasa pipa.

Quedamos un día a última hora, en su sala de psicomotricidad y compartimos un tiempo que, como siempre que hablo con ella, me aportó muchísimo y me dio algunas clavespara que los padres podamos observar y escuchar mejor a nuestros hijos.

Primero de todo, ¿qué te llevó a convertirte en psicomotricista?
He trabajado muchos años como educadora de calle con menores en riesgo social ynecesitaba más herramientas para entenderles mejor y poder hacer mejor mi trabajo.

Una compañera me habló de la psicomotricidad relacional y enseguida me cautivó, era una manera de entender a los niños desde entender a mi niña interior, y la manera de vivenciarlo era jugando. La formación tiene una gran parte práctica y vivenciada.

¿Cómo definirías entonces qué es la psicomotricidad vivenciada?

Podríamos decir que se trata de favorecer un espacio, un material, un tiempo y un acompañamiento al niño para que desde su movimiento espontáneo y juego librepueda ir conectando con su deseo, con su motivación, con aquello que le hace vibrar, que le hace moverse en el mundo.

Porque el moverse en el mundo le hace conocerse a sí mismo, y a la vez entrar en relación; con el mundo, con el entorno, con los otros niños, con el adulto.

 Y es vivenciada, porque nace de eso, del deseo del niño.

Entonces, ¿es recomendable para cualquier niño o niña?

Exactamente,  es recomendable para cualquier niño o niña. Y también se trabaja con adolescentes.

Pero cuanto antes se inicie este proceso de entender al niño, mucho mejor, porque de 0 a 6 años es cuando el niño se está estructurando desde su cuerpo físico, desde su cuerpo emocionaldesde la relación, que empieza desde su relación con su mamá. Y es un momento tan importante, que conviene acompañarlo.

¿Y por qué  este trabajo se debe hacer en una sala de psicomotricidad ?

Te diría que la sala de psicomotricidad aporta:




Le favorecemos un espacio, íntimo, bien preparado para que el niño pueda favorecer todo eso que necesita experimentar, un tiempo, un material y un acompañamiento.

La sala es como ese lugar que viene a ser un lugar interno, facilita cómo poderse encontrar en ese espacio interno de seguridad, de confianza, que me permita ser yo mismo. 

Entonces ¿no se puede hacer en casa?

En casa es otra dinámica, igual no es tan fácil encontrar ese espacio, ese tiempo, esa predisposición.

En la sala de psicomotricidad los niños se encuentran con otros niños también y  por tanto es una dinámica distinta.

Y es importante que los niños tengan su espacio. Contar con ese tiempo especial para ellos fuera de su cotidianeidad, para poderse encontrar consigo mismos, porque en los otros espacios (casa, familia, cole…) en general es una estructura con más normas, a veces rígidas, en la que puede que no haya tanta cabida para la espontaneidad y lo que necesita el niño.

Además, los adultos en general estamos muy contaminados, a veces sin darnos cuenta, en lugar de estar más presentes en el discurso del niño, en lo que él necesita y cómo lo necesitaestamos más en lo que necesitamos nosotros.

El niño necesita un espacio que le permita moverse en libertad. Por eso la sala de psicomotricidad es un espacio concebido para que el niño pueda conectar con su seguridad y su confianza.

¿Y qué papel tiene la figura del psicomotricista en la sala?

El punto de partida es observar al niño, y para poder realmente llegar a observar al niño, es importante estar con lo que le pasa al niño, siendo consciente de lo que te pasa a ti como adulto, pero estando presente en lo que él está expresando, está diciendo, qué es lo que nos está contando con el movimiento, con el material que utiliza, cómo lo utiliza, qué nos cuenta cuando tiene un conflicto, cómo lo resuelve,…

A través de esa observación podemos llegar a darnos cuenta de qué es lo que necesita y de qué manera le podemos favorecer y acompañar, para que él vaya encontrando aquello que necesita para resolver, para atreverse, para saber qué es lo que quiere, para tener ganas de descubrir el mundo que le rodea, para que conecte con el placer de la vida, con la vitalidad,…

Es encontrar la forma de conectar con el niño con su deseo, y ver de qué manera le podemos ayudar para que lo pueda elaborar, porque a veces por sí mismos, les cuesta, por miedos, baja autoestima, inseguridades,...

O hay niños que están muy enfadados, y ese enfado necesita salir, entonces el psicomotricista puede provocar que ese enfado salga, porque la sala es el espacio más adecuado para que pueda expresarlo.

Al fin y al cabo el cuerpo del psicomotricista es un objeto más, por decirle de algún modo, para que el niño se encuentre, y pueda explorar, y pueda ver hasta dónde puede llegar.

Lo recomiendas a todos los niños, pero ¿hay síntomas de alarma que serían más urgentes para atender desde este espacio?

Creo que hay que confiar en la intuición de los padres.

Muchas veces hay mamás que llegan y dicen “no sé qué le pasa, pero siento que le pasa algo”. 

Porque a veces no es fácil ponerle palabras a lo que ves. Pero intuyes. O te das cuenta que algo pasa y necesitas entender mejor a tu hijo.

También es importante tener en cuenta lo que nos dicen en la escuela. 

Pero, ¿qué es lo que se observa realmente desde la sala de psicomotricidad?

Se observa el desarrollo del niño. A nivel general podríamos decir que observamos su desarrollo:
  • Motriz: cómo se mueve, cómo está su cuerpo, su respiración, su gesto, su tono, su postura,… Todo lo que el cuerpo nos va diciendo. Porque el cuerpo es un chismoso, expresa todo el tiempo, no miente.
  • Social: cómo se pone en relación con su entorno, con los objetos, con los otros niños,…
  • Emocional: cómo veo que se siente, cómo lo puede expresar, de qué manera lo expresa, si es beneficiosa para él, para los demás, o no…
  • Mental o cognitivo: su atención, de qué manera pone en funcionamiento sus ideas, qué recursos tiene, de qué manera representa en el dibujo, el lenguaje,…
Es que el niño todo el tiempo nos está expresando

Y si le podemos entender mejor, le podemos acompañar mejor, y esto hace que los padres también estemos mejor, nos libera mucho.

¿Y qué es lo que más te está llegando o lo que más ves en  la sala? No sé, ¿muchos niños enganchados a la tele y a los videojuegos?

Claro que llegan muchos niños así. 

¿Y qué les ocurre?

Cuando son niños que pasan mucho tiempo con videojuegos, sobre todo son niños que cuando están en sala no saben qué hacer.

Los videojuegos o la tele son un bombardeo de muchos estímulos por minuto, y en cambio la interacción que hace el niño con la gran cantidad de estímulos es mínima, a penas mueven los dedos llegando además a hipnotizarse.  

Son niños que se apartan del mundo real y entran en el mundo virtual, y el cuerpo va absorbiendo todos esos estímulos. Todo lo que van sintiendo, vivenciando en esos juegos, queda impregnado en el cuerpo.

La vida real no tiene tantos estímulos. Por eso los niños pueden llegar a estar muy desconectados de sí

Porque el niño se conecta consigo cuando entra en contacto con su cuerpocon su movimiento, con su emoción… Y en los videojuegos en realidad hay poca interacción con su cuerpo, y hay niños que pasan miedo también (juegos agresivos, de zombies…) y ese miedo lo tienen que sacar por algún lado…

Y ¿cómo se puede desintoxicar toda esa sobreestimulación?

Con movimiento libre, con mucho contacto con la naturaleza (en la montaña, el mar)…

Pero la sala de psicomotricidad precisamente no es un espacio natural, ni tiene materiales naturales…

En realidad, toda esta filosofía o manera de entender de la psicomotricidad se puede ampliar a un entorno natural, pero lo que pasa es que en la sala de psicomotricidad al ser un espacio tan limitado, es como que pueden conectar con límites, con su seguridad, y por tanto con su intimidad.

No es un espacio abierto porque facilita más entrar en intimidad.

Pero por supuesto que la psicomotricidad también se puede vivenciar en espacios abiertos y entornos naturales. 

Y qué nos dirías a los padres que queremos tener esta mirada de respeto, y queremos permanecer a la escucha de nuestros hijos, ¿cómo podemos hacerlo?

Para poder respetar los ritmos de los niños, sus tiempos, para escucharlos de verdad,necesitamos hacerlo antes nosotros con nosotros mismos, porque si no, no puedo hacerlo con los niños.

Eso parece tan fácil, pero es tan difícil llevarlo a cabo… 
Sí, es fácil decirlo, pero es todo un proceso, que no acaba nunca.

Es como una actitud. Observarse, cuestionarse las cosas, de qué manera me estoy relacionando con mi hijo, si es favorecedora o no, desde dónde lo estoy haciendo, si desde mi necesidad o desde la suya,…

Forma parte de si cada uno lo quiere hacer, está dispuesto o no, porque no siempre estamos dispuestos…

Acabas de definir lo que sería para mí la maternidad consciente. Pero, debe haber algo más que podamos hacer…

Se trataría de mirar con confianza al niño, que sienta que confiamos, que creemos en él, en sus capacidades.

Si nuestra mirada está desde la desconfianza, el niño lo que absorbe es eso. El niño no se siente capaz, no cree en él, luego entra en la inseguridad, la baja autoestima. Y eso es una base que no le favorece nada que quiera descubrir y explorar el mundo.

Y si no viene esa parte de exploración, entonces no tiene vivencias, y luego no hay aprendizaje.

La base fundamental es comunicar al niño a través de nuestra mirada, nuestra escucha,sintiendo realmente que confiamos en él.

¿Y qué ocurre cuando no se da esto? Ahora pienso en aquel niño que se sube a un árbol y que la madre le grita enseguida  ¡bájate, que te vas a caer!...

Ahí la madre tiene un miedo, pero ese miedo es suyo, y si no tengo conciencia de que es mío, se lo transmito al niño, y el niño se lo hace suyo.

Le transmitimos ese miedo. No es porque no sea capaz de subirse y tomar firmeza, los niños saben hasta dónde son capaces de llegar.

Debemos confiar en que el niño puede hacer las cosas por sí mismo. Si se lo damos todo masticado, luego lo quiere siempre así y entonces ni aprende, ni es feliz.

Aunque también te diré como dice Emi Pikler que no hay que poner al niño donde no esté preparado para llegar, hay que respetar sus ritmos y no acelerar los procesos tampoco. 

Todo esto me recuerda a uno de los siete derechos naturales del niño… 
Entonces es muy importante estar atentos a cómo nos sentimos nosotros para poder respetar al niño…

Claro, debemos estar atentos a nuestros miedos, a nuestra desconfianza, a nuestra impaciencia.

En el momento que nos proponemos respetar, confiar en el niño, a nosotros los adultos se nos despiertan todas esas cosas, porque las vamos arrastrando desde que somos niños.

Y ya para terminar ¿cómo deberíamos acompañar el juego de los niños? ¿Debemos jugar con ellos? ¿O simplemente observarlos?

El juego genera vínculo, es una manera de ponernos en relación. Pero es importante que haya placer, deseo en el juego por ambas partes.

Pasárselo bien jugando juntos crea vínculo, pero si estoy haciendo algo que no me apetece, el niño lo ve y a veces interpreta las cosas a su manera (mamá se aburre conmigo, mamá no me quiere,…). 

Si tenemos ganas de jugar, juguemos con ellos, pero procurando no dirigir el juego del niño, sino más bien ayudarle a conectar con su propio deseo.

Y si no nos apetece, no juguemos obligados, es mejor acomodarse a ver el niño cómo juega pero estar verdaderamente presente, atentos con lo que los niños nos expresan y muestran en el juego. Sin analizar, simplemente mirar, disfrutar y ver qué me pasa a mí cuando observo el juego del niño.

Lo ideal sería disponer al menos de un tiempo corto de calidad, un momento de parar con nuestro hijo y parar también todo el ruido del día a día. Se trata de permitirnos,darnos la oportunidad de desconectar y estar con él.

De verdad que puede llegar a ser un descanso y muy revitalizante para el adulto.

Y si hacemos esto, y observamos ¿qué deberíamos observar en su juego?
Debemos estar atentos a aquellas cosas que me preocupan, observar los cambios que a mí me generen malestar, que no los siento bien. Y confiar en nuestra intuición.

¡Muchísimas gracias Sabela! Hablar contigo siempre es un placer…


Para acabar este artículo, tengo que decir que Sunflower ha ido a psicomotricidad vivenciada en diferentes momentos desde que tenía dos años, y yo, que me considero una mamá consciente en constante evolución, cuando he tenido tutorías con los diferentes profesionales que han acompañado a mi hija, siempre he podido descubrir cosas de ella (en su forma de desplazarse, de comunicarse, de relacionarse,…) que yo no era capaz de ver,  me han ayudado a ser consciente de mis proyecciones hacia ella y me han permitido respetarla más y conectar mucho más con sus necesidades.

Por eso lo recomiendo y a título personal, si te interesa, te animo a que busques profesionales de psicomotricidad vivenciada en tu ciudad, en Psicopraxis seguro pueden recomendarte alguno, que es donde se ha formado Sabela y otras profesionales excelentes que conozco también formadas con ellos.

Fuente: http://www.demicasaalmundo.com/