31 ene. 2015

BRONQUIOLITIS: MEDIDAS DE PREVENCIÓN EN GRUPOS DE RIESGO.

La bronquiolitis es una infección respiratoria en la que se inflaman los bronquiolos, es decir, las vías aéreas más pequeñas que llevan el aire dentro del pulmón. Afecta a los niños y niñas menores de 2 años, sobre todo a los menores de 6 meses.



La causa es vírica, en un 70-75% de los casos es producida por el virus respiratorio sincitial (VRS), siendo el pico de epidemia de noviembre a marzo.

La mayoría de los niños que presentan bronquiolitis tienen un cuadro leve y sólo algunos tienen que ingresar en un hospital. Existen grupos de riesgo que pueden padecerla con mayor gravedad, requiriendo incluso ingreso en unidad de cuidados intensivos, como los niños en las primeras 6 semanas de vida y especialmente los recién nacidos prematuros, así como los que presentan otros problemas de salud (enfermedades de corazón, de los pulmones y deficiencias inmunológicas). En este grupo de niños deben extremarse las medidas de prevención de la enfermedad.

Suele manifestarse inicialmente como un cuadro catarral, rinitis y tos con fiebre elevada, progresando posteriormente hacia un cuadro de dificultad respiratoria (respiración agitada, se hunden las costillas, quejido al respirar), en algunos casos puede producirse rechazo o disminución de la ingesta. En los niños menores de 6 semanas existe riesgo de que realicen pausas respiratorias, por lo que ante clínica compatible son ingresados. Suele durar de 7-15 días, persistiendo durante más tiempo la tos.

En el tratamiento de estos cuadros los antibióticos no son efectivos, ya que la causa suele ser vírica. Los jarabes para la tos, los mucolíticos y los descongestionantes nasales no deben utilizarse y pueden ser perjudiciales. En el domicilio, para ayudarles a respirar mejor, se deben realizar lavados nasales con suero previo a las tomas y antes de dormir, además de elevar el cabecero de la cama. A veces es necesario que se fraccionen las tomas, ofrecer menos cantidad con menos frecuencia, para que no se cansen y evitar que vomiten. Si el niño/a presenta fiebre se deben dar antitérmicos.

Cuando es preciso el ingreso, se recoge una muestra de moco nasal para buscar qué virus está causando la infección. Durante el ingreso se suele medir de forma continua o puntualmente la oxigenación de la sangre con un sensor que emite una luz roja que se pone habitualmente en los dedos de las manos o los pies. En ocasiones es necesario pautar oxigenoterapia y tratamiento con inhaladores.

Es importante seguir unas medidas para prevenir su transmisión, ene social a los niños de más riesgo:

-          La bronquiolitis se transmite de persona a persona, por lo que las personas que toquen al niño, y en especial aquellas que presenten una infección respiratoria, aunque sea un simple catarro, deben lavarse las manos antes y después de tocar al niño o alguno de los objetos que él utiliza.
-          En el caso de niños menores de 2 meses que tengan hermanos mayores, se recomienda que duerman en habitaciones separadas, y extremar las medidas de higiene anteriormente descritas.
-          Evitar el contacto con personas resfriadas.
-          Es importante evitar los lugares concurridos, especialmente donde haya muchos niños (como guarderías y parques infantiles), evitando los espacios con humo.
-          Se debe evitar totalmente la exposición al humo de tabaco, en distintos trabajos se ha demostrado que los niños de padres fumadores presentan bronquiolitis con más frecuencia y de mayor gravedad.
-          La lactancia materna protege a los niños contra la bronquiolitis, gracias a la transmisión de defensas.
-          En el caso de pacientes de riesgo (prematuros, niños con cardiopatía,…) reciben durante los meses de invierno la administración mensual de defensas, siendo su administración hospitalaria.


Hasta el momento no existe una vacuna para prevenir la enfermedad, aunque está en estudio y desarrollo.

Delia Royo Pérez
Pediatra. Unidad de Neonatos.
Hospiatal Miguel Servet

21 ene. 2015

LA MAGIA DE LA LECHE




 


www,lacasitadepaz.es

Mari Paz García Sola
Psicomotricista formadora del Máster en prevención psicomotriz prenatal y primera infancia de Psicopraxis, Madrid

20 ene. 2015

ETIOPÍA, UN ENCUENTRO SIMBÓLICO CON NUESTRO PASADO ANCESTRAL

Os hago llegar esta invitación a la colaboración y/o la sensibilización dando a conocer la situación actual en ONG Mediterranea con la cual sabéis yo colaboro y he colaborado muchos años allí y aquí en lo que puedo y sé, y en la cual muchos de vosotros habéis apoyado diferentes proyectos con anterioridad. Gracias de antemano por los minutos de dedicación leyéndonos:

Apreciados socios y simpatizantes ( y ojala que futuros socios) de
Mediterránea ONG:

Para daros a conocer más Etiopia que es mi mundo, y que aunque hay
otros yo estoy en este. Os diré que somos ONG legal allí desde hace ya
casi dos años por imperativo legal. Eso significa muchas obligaciones
y algún derecho. Hemos de cumplir a rajatabla lo que en su día
firmamos, a todos los niveles.

Tenemos 63 apadrinados en Abugida, nuestra escuela en Etiopia. A los
padrinos y madrinas les envío información periódica y fotos de sus
apadrinados, hace ya 6 años que empezamos con los apadrinamientos.
Tenemos niños apadrinados por emergencia y pura supervivencia de sus
familias, sin padrinos aun. Por aquí corren varias madrinas y
padrinos, ¡muchísimas gracias!

No es exagerado ni melodramático, sino real, decir que algunas madres
enfermas están vivas gracias a los apadrinamientos ( y muchos niños
gracias a Abugida) . Pero es difícil en estos tiempos conseguir nuevos
padrinos, así como nuevos socios. Parte de los padrinos y socios
están en la península o en otras islas contribuyendo desde hace años
sin conocernos personalmente, solo a través del boca a boca. Me
quito el sombrero ante ellos y ellas por su fidelidad y esfuerzo. Otra
parte están en Mallorca, y ellos aunque pueden tener un contacto más
directo con nosotros, por supuesto son igual de valiosos.
Necesitamos nuevos socios. Los socios nos dan seguridad de
continuidad, y los padrinos también. Y eventos captadores de fondos,
que nos permiten poder gastar más en los beneficiarios de los
proyectos, como cuando salen extras, que siempre salen, ya que una
escuela es como un buque viejo, arreglas por un lado y has de empezar
por el otro. Necesitamos todo.
En estos momentos tenemos pendientes dos juicios con dos ex
empleados, el ex representante y la ex secretaria, a los que me vi
obligada a echar (y a otro mas) por su mal hacer, su corrupción y su
choriceo ( entretenimiento universal) . Nuestro abogado cree que
ganaremos casi seguro. Mejor, porque piden cantidades ridículas como
indemnización. Pero trabajadores, familias y autoridades están
dispuestos a hacer de testigos y luchar con nosotros, en realidad
fueron ellos los que descubrieron la situación.
Cuando llegue en julio pasado, las autoridades habían cerrado los
proyectos por culpa de estos indeseables. Era un viaje no programado,
como si tuviese un presentimiento, y por eso fui. Porque ellos me
mentían, claro; haciendo ver que todo iba bien. Tuve que estar casi un
mes para arreglar los asuntos con las autoridades y contratar nuevo
personal. Decidieron dejarnos seguir con los proyectos (y hablo de la
gran y poderosa oficina de la caridad de Addis Ababa) porque somos
muy importantes en la zona.
En Akaki damos de comer a mas de 1000 niños, mantenemos Abugida que es
una escuela infantil para niños de entre 1 y 7 años seleccionados de
entre los mas pobres, enfermos y discapacitados. Los niños comen 3
veces al día. Abugida como ya dije antes, ha salvado muchas vidas – de
muchos niños débiles y enfermos- y lo seguirá haciendo. Y ha sacado
ya 7 promociones de con mejor desarrollo físico e intelectual. Ellos
son parte del futuro de su país.
Abugida ( y todos los proyectos) son un gran orgullo para nuestra
ONG. Puedo decir que Abugida es la mejor escuela del país de sus
características, en el segundo país del mundo con mas ongs después de
Haiti...para una ong pequeña y formada aquí por voluntarios
exclusivamente, no está mal…
Además tenemos 3 comedores mas en escuelas publicas de Akaki, en una
desayunan y comen más de 400 niños entre las dos comidas, y en las
otras dos desayunan alrededor de 200 en cada una. Un director me
suplicaba en el último viaje diez litros más de leche cada día porque
habían más niños que el curso pasado. No pude prometérselos. Los niños
toman un vaso pequeño de leche al día, por supuesto la única que
reciben.


En otra parte del país – Sebeta- tenemos un taller de estimulación y
psicomotricidad para niños ciegos en la escuela para ciegos del pueblo
del mismo nombre – Sebeta school for the blind- donde hay 240 niños
internos (cogen niños de gran parte del país) y lectoescritura para
niños que pueden ver. Antes de nosotros, esos niños llevaban una
existencia de vegetales o autistas funcionales. En verano los que no
pueden ir con su familia o su familia no los quieren, tienen el taller
como único lugar para salir de su habitación, porque encima el verano
es época de lluvias y hasta los paseos alrededor de las casitas se
hacen difíciles, mas para niños ciegos o con baja visión…
Y lo mas reciente, la Rainbow house. Un verdadero reto. Un sitio único
donde niños muy pobres con discapacidades mentales y físicas
importantes reciben cariño, estimulación y tres comidas, y sus
familias pueden ir a trabajar. Gran parte de los niños estarían
abandonados si no estuviesen allí, porque son una gran carga de todo
tipo para sus familiares.
Muy frecuentemente me abruma la responsabilidad de llevar todo esto,
porque yo me relaciono con ellos y lo vivo "in person". 63
trabajadores en la plantilla entre todos los proyectos, y 63 familias
apadrinadas. Y muchos niños, muchos milagros. Esa es la parte que me
empuja a seguir. Si no renuncie cuando me detuvieron acusada (por
supuesto falsamente) de trafico de niños por la venganza de unos
mafiosos de una escuela que manteníamos en Yeka ( Addis Ababa) para
niños muy pobres ( tuvimos que dejarla) a los que me enfrente, no
lo dejare mientras tenga fuerzas y fondos.
Para que todo funcione he de viajar frecuentemente al país. Me ha
costado años entenderlos... Llevo 8 años viajando a Etiopia.
Ahora todo funciona bien, creo en el nuevo equipo, son jóvenes y no
contaminados… No son perfectos pero son lo mejor que hemos tenido.
Los trabajadores están bien tratados y los niños bien atendidos.
Y nos ahorramos dinero en sueldos, comparando con el equipo que teníamos antes.
Las autoridades nos respetan y nos dan su apoyo.
Mediterránea es muy conocida y considerada en las zonas donde estamos.
Por desgracia hay ongs que usan ese nombre ( ong) para hacer
proselitismo de algún tipo. No es nuestro caso y lo saben y aprecian.
No tenemos oficina propia, usamos la escuela como ello para ahorrar gastos.
Cada día me esperan en la escuela como 20/ 30 personas para pedir
ayuda. A todos digo que no, y hay que verlos...Hay una anciana que
siempre esta esperándome y mirándome porque no le digo nada. Ahora no
tiene relación con la escuela, ya que sus nietos no viven con ella y
no la podemos ayudar, se lo dije pero insiste volviendo y volviendo...
Se me cae el alma a los pies cada vez que la veo. Y ella me mira y me
mira. Y yo he de pasar a a su lado sin mirarla, para no darle ninguna
esperanza.
Como a los otros que vienen en busca de ayuda.
Ahora sabéis un poco mas sobre lo que hacemos en Etiopia.
Si os gusta y podéis, por favor haceros socios. No es para nosotros,
es para ellos.
Podéis contactar con mediterranea.ong@gmail.com.
Muchísimas gracias.

Victoria Baldo
(Coordinadora de programas en Africa)

16 ene. 2015

“Juego terapéutico a través de la Nintendo Wii”

Desde AIDIMO organizan un nuevo proyecto muy interesante:

PLAY – DIMO

“Juego terapéutico a través de la Nintendo Wii”

INTRODUCCIÓN DEL PROYECTO

Desde AIDIMO (Asociación para la Investigación en la discapacidad motriz), asociación sin ánimo de lucro destinada a la investigación en la discapacidad motriz y a la asistencia a este colectivo y su entorno, está poniendo en marcha un proyecto pionero para niños con diversidad funcional.
Buscamos la utilización de tecnología lúdica (en este caso Nintendo Wii y la plataforma Balance Board), para el posterior desarrollo de una unidad de asesoría en juegos terapéuticos destinada a niños con discapacidad motriz.
La introducción de las nuevas tecnologías en la vida de estos niños nos parece un tema importante en la sociedad de hoy en día. No solo porque se han convertido en un elemento de uso diario, sino porque tienen un componente motivador que permite hacer la terapia divertida. Además les da oportunidades de aprendizaje a través de la práctica (ensayo – error) que mejoran la eficacia del tratamiento.
El uso de estos juegos puede ayudar a los niños a mejorar su equilibrio y funcionalidad y así permitirles adquirir nuevos hitos motores. Pudiendo incluir el tratamiento en sus entornos reales, también se implica a familiares y amigos en la evolución de estos niños.
Actualmente los modelos de tratamiento en fisioterapia se centran mucho en la clínica, tratamientos con el paciente en una sala o gimnasio. Sin embargo la realidad actual nos lleva a considerar las necesidades reales de estos niños y sus familias y adaptarlas a sus actividades de la vida diaria. Así, intentamos dar respuesta a dos de las cuestiones que más preocupan a los padres: ¿Cómo puedo jugar con mi hijo? ¿Cómo puede mi hijo, jugar con su hermano? Por ello, tiene gran importancia y repercusión en su calidad de vida aprender a jugar con niños con discapacidad motriz que no solo tienen derecho a educación y tratamiento sino también a disfrutar y sonreír.
Juego terapéutico a través de la Nintendo Wii 2



OBJETIVOS

Buscar cambios en el equilibrio (sedestación/bipedestación) o funcionalidad de los niños para la posibilitar la adquisición de nuevas habilidades motoras.
Crear una unidad de asesoría en juegos y terapia a través del juego que sea auxiliar a las líneas terapéuticas ya existentes.
Generar un sistema de intercambio, cesión y préstamos de material lúdico para las familias (consolas, juegos, juguetes tradicionales,...)
Desarrollar adaptaciones a las tecnologías existentes para facilitar la interacción niño-juguete o niño-consola...

DURACIÓN Y COSTES

El proyecto asistencial que se va a llevar a cabo tendrá lugar a lo largo de 8 semanas consecutivas. Las sesiones con Nintendo Wii serán de 45 minutos de duración. Cada niño recibirá una sesión semanal de Nintendo Wii adaptando el trabajo a sus necesidades y habilidades actuales trabajando el equilibrio en sedestación y/o en bipedestación o su habilidad motora.
Las sesiones no tendrán ningún coste para las familias que quieran participar y probar las posibilidades que Nintendo Wii nos ofrece.

Se llevará a cabo en la Asociación AIDIMO. C/Ibón de Estanés nº 12 Local. 50011 (Miralbueno) Zaragoza. Lugar donde se dispone de todo el material necesario para la puesta en práctica de las sesiones.

Este periodo pretende ser un entrenamiento para futuras opciones de complemento a la terapia convencional.

Para más información contactar con Elena Lecha Aliende. Col nº 1349 - elena.lecha@gmail.com

AIDIMO

Cómo conseguir que tus hijos salgan de casa por la mañana

Compartimos artículo interesante publicado en Crianza Natural:


“Ahora que el colegio ha vuelto a empezar y necesito sacar a los niños de casa e ir al trabajo, siempre voy corriendo y tarde. No importa cuánto madrugue y que deje todo preparado la noche anterior; mi hijo de cuatro años tarda tanto que es una pesadilla… No importa como le pida las cosas: vamos a ponernos la ropa y así nos dará tiempo de desayunar algo, a ver quién es mas rápido, vamos a hacer una carrera, ¿quién quiere ser un mono o una tortuga?, ¿quieres hacerlo tú o que lo haga yo?, elige entre estos dos jerséis, etc. Hará justo lo contrario. Empezará a quejarse o se tirará al suelo negándose a moverse, haciendo virtualmente imposible que le ayude a vestirse, cosa que tengo que hacer o tardaríamos otra media hora más. Es también muy cabezota y se quita toda la ropa porque no se ha vestido él solo. Me dice “no quiero levantarme o hacer pis”, incluso aunque sepa que tiene que hacerlo, y va tan despacio que me doy por vencida. Durante todo este tiempo tengo a mi bebé de 17 meses sobre mi cadera llorando porque quiere ir a desayunar. Quiero que todos estemos por la mañana tan cargados de energía como podamos; no vacíos, como es el caso, para cuando llegamos al colegio y al trabajo.” - Kristina.

¿Te suena todo esto?

 Las malas noticias son que incluso haciendo tantas cosas “bien”, como las hace Kristina (ofrece opciones, lo convierte en un juego, prepara todo la noche antes…), no hay garantías de que todo vaya a ir suavemente por la mañana. Todas estas cosas ayudan muchísimo pero, algunas veces, las necesidades de los niños y de los adultos simplemente son distintas.

¿Que necesita un niño de cuatro años por la mañana? Todo el mundo es distinto pero la mayoría de nosotros necesitamos un tiempo de transición del sueño a la actividad. La mayoría de los niños se niegan a hacer cosas si se sienten empujados. Muchos de los niños de cuatro años necesitan tener la posibilidad de “hacerlo yo solito” y quieren tomar sus propias decisiones sobre cuándo su cuerpo necesita hacer pis. Y no conozco ningún niño de cuatro años que entienda porque esa reunión a la que mamá tiene que llegar es más importante que no poder encontrar su cochecito de juguete.

Entonces, ¿cuál es la solución? Bajo mi punto de vista, la mejor solución es un trabajo con horarios flexibles (o a tiempo parcial) para ambos padres, de tal manera que haya tiempo por la mañana para que estos “pequeños humanos” pueden empezar su día de una manera más humana. Pero esto no es posible en todas las familias.

La siguiente mejor cosa que podemos hacer es recomponer nuestra idea de la rutina de la mañana. ¿Qué ocurriría si tu tarea más importante fuese conectar emocionalmente? De esta manera, tu hijo tendría realmente su “depósito emocional lleno”. No solo estaría más dispuesto a cooperar contigo, sino que además sería más capaz de enfrentarse a los desafíos de su desarrollo durante el día. ¿Cómo?
1.Haz que todo el mundo esté en la cama lo más temprano posible.
Si tienes que despertar a tus hijos por la mañana, significa que no están durmiendo lo suficiente. Cada hora menos de sueño de las que necesitan sería equivalente a un año menos en referencia a las funciones del cerebro, es decir, actuarían como si tuviesen un año menos.


2.Vete a la cama antes.
Si tienes que utilizar una alarma para despertarte, no estás durmiendo suficiente. Lo siento. La rutina de la mañana exige infinita creatividad y energía por parte de los padres. Tus hijos dependen de que tú empieces tu día con tu “depósito lleno”. No hay manera posible de ser paciente si estas exhausta.


3.Consigue tiempo extra.
Levántate antes que tus hijos para estar ya vestida y centrada emocionalmente antes de interactuar con ellos. Planifica llegar rutinariamente al trabajo quince minutos antes de tu hora de entrada. La mitad de las veces no lo conseguirás, pero tampoco te enfadarás con tus hijos porque no estarás llegando tarde. La otra mitad del tiempo, estarás más relajada al empezar tu día y por tanto serás más eficaz en el trabajo.


4.Prepárate la noche anterior.
Mochilas, maletín, almuerzos, ropa preparada, cafetera lista, desayuno planificado. Implica también a los niños la noche anterior para que elijan su ropa y encuentren el coche de juguete.


5.Asegúrate de tener cinco minutos de mimos relajados con cada niño mientras se despiertan.
Lo sé, suena imposible. Pero si todo lo demás está listo, puedes relajarte durante cinco minutos. Este tiempo conectando con tu hijo transformará tu mañana. Llenas el “depósito” de tu hijo antes de que comience el día y reconectas tras la separación de la noche, lo cual da a tu hijo la motivación necesaria para cooperar contigo en vez de enfrentarse.


6.Usa rutinas para hacer que las transiciones sean más fáciles.
A los niños les cuestan los cambios y la mañana está llena de ellos. Así que si sacarles de la cama es todo un desafío, haz que sea una rutina el bajar las escaleras de la casa cogidos de la mano haciéndoos mimos, y convierte esto en un tiempo de especial conexión con tu hijo durante el cual los dos os contéis algo por lo que estéis agradecidos, o algo que os gustaría que pasase durante el día. (Naturalmente, lo que tú menciones tendrá que ver con tu hijo.)


7.Date cuenta de que los niños necesitan tu ayuda para avanzar en sus rutinas.
Si tu meta es que tu hijo tenga un buen comienzo del día, entonces tienes que darte cuenta de que tu trabajo es ayudarle a que avance a través de la rutina de la mañana alegremente, no solo ir dándole órdenes. Esto puede significar que cojas su ropa y se la lleves a la cocina y que se vista a tu lado mientras das de comer al bebé para que puedas a la vez ir reconociendo lo que va haciendo: “Me he dado cuenta de que has vuelto a coger tu camiseta azul. Te gusta esa camiseta… ¡Estas esforzándote tanto en ver qué zapato va en cada pie! ¡Hoy estás canturreando mientras te vistes!” Recuerda que el que se vista es tu prioridad, no la suya. Es tu presencia lo que le motiva.


8.Mantén la rutina tan simple como sea posible.
Quizá quieras volver a plantearte el tema del desayuno. Lo sé, tú quieres que tu hijo coma un desayuno caliente en la mesa. Yo también. Pero tengo un hijo que durante un tiempo no estaba listo para comer tan pronto como se levantaba, así que hubo veces en las que comió un bocadillo en el coche. Un desayuno no menos saludable, sí más tranquilo… un mejor comienzo del día.

 ¿Te preocupa en este caso el cepillado de dientes? Yo le ofrecía el cepillo de dientes sin detrífico y una tacita con agua después de que se comiese el bocadillo. Si consideras que esto es transigir demasiado, tendrás que encontrar una solución que se adapte a vosotros, pero mi punto de vista es que no debería haber normas. ¿Por qué no pueden dormir con la camiseta y los leotardos que van a llevar a clase? ¿Por qué no pueden ponerse una coleta en vez de cepillarse el pelo, o dormir ya con la trenza hecha?


9.Ofrece opciones.
A nadie le gusta que le vayan presionando. ¿Prefiere lavarse los dientes en el fregadero de la cocina mientras sacas al bebé de la trona, o prefiriere hacerlo en el cuarto de baño? ¿Quiere ponerse primero los zapatos o el abrigo? Dale el control cuando puedas. Puede que creas que quiera ir al baño en cuanto se levante de la cama, pero lo que quiere es estar a cargo de su propio cuerpo. Mientras no se esté haciendo pis encima, probablemente le puedas dejar tomar esta decisión por sí mismo.


10.Haz un juego de interpretación con vuestra rutina.
En algún momento del fin de semana coge un par de peluches que harán de mamá e hijo. Haz que actúen como en vuestra rutina matinal. Haz que el muñeco pequeño se resista, se queje, se tire al suelo. Haz que la mamá pierda los papeles (pero no asustes a tu pequeño sobreactuando). Que la mamá sea divertida y torpe. Tu hijo quedará fascinado. Entonces dale a tu hijo el muñeco que hace de mamá y volved a jugar el juego, pero esta vez tú serás el niño. Hazlo divertido para que los dos os riáis y podáis soltar tensiones. Asegúrate de que creáis escenarios en los que el niño va al cole en pijama, la mamá va al trabajo en pijama, o en el que el niño le grita a la mamá que se dé prisa y que se termine de preparar, o que la mamá diga “¿a quién le importa esa reunión? ¡Le diré al jefe que es más importante encontrar tu coche de juguete!” Dale, en forma de fantasía, lo que no puede tener en la realidad. Quizá aprendas algo de cómo hacer que las cosas funcionen mejor y, con toda seguridad, verás mucha más comprensión y cooperación de tu hijo el lunes siguiente. Como poco, habrás disuelto la tensión.


11.Prioriza sin miramientos.
Si los dos padres trabajan fuera de casa a tiempo completo cuando los niños son pequeños, simplemente no hay forma de hacer nada “extra” durante la semana. Esta es la única manera de poder irte suficientemente temprano a la cama para estar de buen humor por la mañana. Y tu hijo depende de tu buen humor para regular su propio estado de ánimo. No te preocupes, estos años no durarán para siempre. Estas creando unas maravillosas bases para que, poco a poco, ellos se vayan haciendo cargo de su propia rutina matinal.


La vida moderna pone presiones sobre los niños y los padres que minan nuestra conexión. Pero necesitamos esta conexión para suavizar los traqueteos de nuestra agitada vida. Nuestros niños la necesitan, no solo para poder colaborar, sino para crecer. Afortunadamente, cuando convertimos esta conexión en nuestra prioridad, todo lo demás resulta un poco más fácil.

Laura Markham
Fuente bibliográfica: Crianza natural

4 ene. 2015

LA TERAPIA VOJTA O TERAPIA DE LOCOMOCIÓN REFLEJA

Desencadena, de manera refleja, patrones normales.



Vojta decía: “No soy un inventor, sino un descubridor”, es importante conocer el funcionamiento neurofisológico del ser humano antes de tratar, no basta con aplicar técnicas de manera rígida obedeciendo y aplicando movimientos como si fueran recetas iguales para cualquier persona, y sin entender pero con fe ciega, no, aquí lo importante es conocer nuestro funcionamiento interno, y aprovechar 9-10 puntos sobre los que podemos estimular para desencadenar respuestas específicas normales y eliminación de respuestas estereotipadas. No todos los puntos son exactamente deducibles, tiene mucho que ver con los Chacras y con la acupuntura, en contra de la “negativa fama” que algunos profesionales que se animaron a practicar con los niños y paliar con el trabajo sus carencias y frustraciones, la terapia Vojta o terapia de Locomoción Refleja, es una terapia sana, respetuosa, sin tóxicos, sin medicinas ni necesidad de materiales ni uniformes costosos.


Vojta confirmaba que en la persona con patología, siguen presentes las vías o los circuitos normales, solo que no están activos. La noxa que generó la patología, bloqueó esos circuitos. Con la estimulación es posible desbloquearlos y favorecer que afloren de nuevo a la superficie. Así, en las personas con patología se evitan importantes secuelas con el trabajo; y en los niños de riesgo, se puede llegar a prevenir la patología. Vojta decía: “no ser rígidos, adaptarse a las consideraciones particulares de cada persona, el profesional ha de fluir y sentir con cada ser como único, es como invitar a bailar a alguien sin comunicación verbal”

Algunas opiniones de papás:

“A nosotros al principio la terapia nos resultó, por el desconocimiento de la misma, bastante dura, sobre todo al oír llorar a nuestro pequeño tantísimo en cada revisión,  y tanta información de golpe, pero poco a poco, familiarizándonos con la técnica, con paciencia, constancia... (sobre todo de su padre, que no ha dudado en hacerla ni un solo día , yo, su madre un poco más reticente ), y viendo que él se acostumbraba rápidamente a los diferentes tipos de ejercicios que nos habían pautado, y que colaboraba muy bien en casa, pudimos comprobar que no lloraba de dolor en las consultas, lloraba como llora en cada médico que nos toca ir, aunque sea solo a pesarlo, y los resultados increíbles, tanto en el cuerpo como en la boca ( los palos de estimulación oro- facial vienen siempre con nosotros), estamos contentísimos, nos dieron el alta hace poco, con deberes para casa, y el peque sigue colaborando, incluso él le hace los ejercicios a los muñecos cuando termina con los suyos, nosotros encantados y sintiéndonos con muchísima suerte de que se cruzaran en nuestro camino estos profesionales de la técnica.”

R.L.

Hemos trabajado con nuestra hija Adriana la terapia Vojta y la estimulación oro-facial. Ha sido una experiencia muy positiva y a día de hoy está dada de alta. Se trata de un trabajo realizado todos los días por un breve espacio de tiempo. Al final esto permitía que Adriana conociera los ejercicios, incluso se los hacia a sus muñecos....
Pensamos que el crecimiento, maduración y desarrollo de un niño no depende de un solo factor, sino en saber encontrar diferentes estímulos, terapéuticos, sociales, familiares, motrices,....que se puedan integrar en su día a día y complementarse entre si. Desde este punto de vista valoramos lo realizado de manera muy muy positiva y estamos seguros de que ha ayudado a nuestra hija a avanzar. 


F.R.

 Laura Pueyo Pardo
Terapeuta pediátrica

1 ene. 2015

ALIMENTACIÓN EMOCIONAL

“Cuando el espíritu se silencia, el cuerpo habla”.



Imagina que te acabas de pelear con tu mejor amig@. Ha sido un conflicto leve y sabes que amb@s lo superaréis pero ahora estás enfadad@. Cuando entras en casa, ¿cómo es más habitual que reacciones?:
Buscas o llamas a alguien de confianza con quién compartir lo sucedido, man- teniendo una conversación larga y consoladora al respecto.
Llegas a casa y te diriges a comer algo ¿Podrá eso ayudar a sentirte realmente mejor o solo a sentirte llen@? o tal vez tras la discusión ya no eres capaz de comer nada en todo el día.
¿Por qué tenemos ataques de hambre cuando nos angustiamos?, ¿por qué en ocasiones se nos cierra el estómago si estamos preocupad@s con alguna situación?, ¿a qué se deben los cambios de peso?...”
Para poder abordar estas cuestiones, en este artículo vamos a centrarnos en dos de las necesidades básicas que tenemos como seres humanos: el hambre (alimentación física) y el amor o afecto (alimentación emocional). Si este último falla, la mente buscará canales para expresar su malestar.

Se aprende a comer y se aprende a amar

La comida forma parte de las necesidades biológicas y el amor está dentro del ámbito de los deseos, para sentirnos bien con l@s otr@s y con nosotr@s mism@s y por tanto, pertenece al mundo psicológico.
Las dificultades con la alimentación son una manera de expresar o calmar sentimientos que no pueden ser dichos o emociones que no nos permitimos sentir, pudiendo al menos reducir la tensión emocional interna.
Desamor, abandono, culpa, rabia, celos, rivalidad, aburrimiento, angustia o tristeza son algunos de los sentimientos que pueden estar intentando expresarse tras los conflictos con la alimentación. Comer emocionalmente es el uso de los alimentos como forma de afrontar las emociones en lugar de como forma de calmar el hambre.
Los patrones de comer emocionalmente se pueden aprender desde pequeños, un/a niñ@ a quien siempre se le da un dulce tras un logro importante puede crecer utilizando los dulces como recompensa por el trabajo bien hecho. Un/a niñ@ que recibe galletas por dejar de llorar puede aprender a asociar las galletas al consuelo.
Además algunos alimentos tienen un valor especial porque han estado asociados a afectos placenteros y/o celebraciones especiales que alimentaban nuestra estima, a relaciones donde el amor y la ternura se enlazaban y nos hacían sentir bien.
Entonces, cuando necesitamos aliviar nuestra tristeza buscamos aquel alimento asociado con un instante de la vida en el que nos sentíamos seguros y queridos ya que pueden representar el poder o la seguridad que nos faltan ante determinadas situaciones de la vida por su capacidad para evocar al
padre, a la madre, a l@s prim@s, al entorno familiar, tan acogedor y seguro.
Hasta cierto punto, todos somos comedores emocionales pero en algunas personas puede ser un problema real (por exceso, por defecto, por estar continuamente pasan-do de una dieta a otra, por buscar autoestima, consuelo y/o calma sólo a través de la alimentación) y en estas ocasiones, será necesario acudir a un profesional.
Detenernos a pensar lo que nos ocurre, y ponerle palabras, puede ayudarnos a encontrar otras formas de afrontar las situaciones y emociones que hacen que una persona se refugie en los alimentos. Sería conveniente reflexionar qué estado de ánimo nos provocan el hambre o la inapetencia, qué deseos, ambiciones, decepciones o fantasías se ocultan tras esos actos que nos
llevan a ingerir o a rechazar el alimento. Algunos conflictos internos nos pueden conducir a ocupar demasiado tiempo y energía en centrar nuestra atención en lo que comemos, mientras el peso del conflicto se desarrolla en el mundo de nuestros afectos.
El síntoma, en este caso las dificultades con la alimentación, puede sacar a la luz aspectos de la persona que de otra manera quedarían ocultos. Debe tenerse en cuenta que todo síntoma trata de decirnos algo de nosotr@s mism@s.


Algunas ideas de este artículo han sido extraídas del libro La Alimentación Emocional”, disponible gratuitamente en la web de la autora. www. isabelmenendez.es


Fuente: Silvia Martínez Rodríguez