31 may. 2014

Compartiendo al aire libre el arte de la psicomotricidad y los niños


Confiar en los niños, creer en sus habilidades, poder mirar sus dificultades, permitir que elijan, escuchar sus deseos, permanecer junto a ellos mientras resuelven sus conflictos, esperar su creación, reconocer su ser, acoger su expresión, valorar sus valores, respetar sus tiempos, contener sus sentimientos, recoger sus diferencias, acompañar su motivación.

Así, los psicomotricistas, favorecemos la libertad de movimiento del niño para que dé rienda suelta a su deseo y vaya construyendo su discurso de juego, que pasito a pasito pueda desarrollar su identidad y su autonomía, pueda fluir en la vida, pueda SER, desde la aceptación, desde el respeto, desde el reconocimiento.


Hago una llamada a tod@s los adultos que un día también fuimos niños, para que acompañemos a la infancia con nuestras miradas en su crecimiento, confiando en sus posibilidades, sin juzgarlos por no caminar por dónde nosotros lo hicimos o lo haríamos, descubramos quienes son y quienes pueden llegar a ser con nuestro ESTAR, ofrezcámosles seguridad, sin ninguna duda nos sorprenderán muy positivamente.



Laura Pueyo Pardo
Terapeuta Ocupacional pediátrica y Psicomotricista




24 may. 2014

"Lo esencial, resulta invisible a los ojos". Psicomotricidad en Etiopía

Desde el año 2006, he estado viajando en repetidas ocasiones a Etiopía, Inicialmente con una Ecai española, pero tras conectar con la realidad de niños, jóvenes y familias que allí permanecían y continuarían viviendo próximos a sus raíces, pasé a colaborar con una Ong que colabora allí en el país para el fomento de la calidad de vida de la zona.

Junto a Mediterránea, nombre de la Ong, he iniciado y participado en diferentes proyectos de infancia, mujeres, discapacitados…con otros voluntarios de diferentes profesiones, aunque en su mayoría han sido psicomotricistas quienes me han acompañado en los viajes o personas próximas al mundo laboral para la discapacidad.

Hoy comparto, en concreto, el proyecto de psicomotricidad para niños y jóvenes invidentes de la zona de Sebeta, a unos 30 km de Addis Abeba, la capital de Etiopía. Junto a ellos compartí muchas vivencias ricas pero especialmente me quedo con el aprendizaje, como psicomotricista y como persona, del juicio y el prejuicio que podemos llevar con nuestra mirada y nuestra palabra, allí donde no nos podíamos mirar  a través de los ojos y el lenguaje era el corporal por hablar leguas tan diferentes, la evolución, el desarrollo y la creatividad podían fluir en cada segundo vivido, las limitaciones disminuían.

¿Por qué surgió el proyecto?

ü  Durante una de mis estancias en el país, llevamos a cabo una visita al centro de educación para niños invidentes de Sebeta, en Agosto del 2011. Me llama la atención la cantidad de personas invidentes allí.
ü  Decidimos realizar un análisis de la realidad de la población invidente en la zona (conocer a los niños, los espacios disponibles, maltrato…)
ü  La Ong solicita los permisos (gimnasio, espacio horario…)
ü  Pronto tuvimos la concesión del gimnasio y permiso para poner en marcha el proyecto de psicomotricidad, formamos un equipo de trabajo de psicomotricistas, realizamos un boceto de proyecto  y nos desplazamos a la zona de nuevo.

Al pensar en algunas personas invidentes de nuestro país, estás son algunas de las características que encontramos:

ü  Problemas del esquema corporal.

ü  Coordinación dinámica general.
ü  Equilibrio.
ü  Control del propio cuerpo.
ü  Problemas de estructuración espacio-temporal.
ü  Habilidades sociales y de interacción
ü  Valoración personal y autoestima
ü  Comunicación (expresividad y receptividad)
ü  Adquisición de habilidades cognitivas superiores

Pero en el contexto de intervención, cambiaban bastante las circunstancias :

ü  Compensación habilidades motoras por adaptación al ambiente y supervivencia individual (terreno irregular, barreras arquitectónicas…)
ü  Grave afectación emocional por rechazo social y maltrato (violaciones, brujería, esclavitud, abusos sexuales, pedradas…).
ü  Estereotipias, auto-balanceos, mutismo…
ü  Distorsión del tacto y el contacto con la consiguiente distorsión de la propia imagen y rigidez corporal (nunca tocados con amor, no son abrazados, alguna vez manipulados o agredidos…)
ü  Etiología predominantemente post-natal (cataratas congénitas, extracción del órgano de la visión, retinas quemadas, etc). Pérdida o disminución de capacidades antes desarrolladas.

Algunas de las grandes perjudicadas eran:

ü  Exploración y locomoción
ü  Manipulación
ü  Afectividad y vinculación
ü  Comunicación (tono, postura, contacto…)

El objetivo general del proyecto fue el siguiente:

ü  Facilitar, a través de la sala de psicomotricidad, un espacio de movimiento, exploración y descubrimiento, con los cuales favorecer el desarrollo de la identidad y la autonomía de decenas de niños y jóvenes invidentes, y sobre todo, fomentar la búsqueda de sus deseos de vida.

Los objetivos específicos del proyecto fueron los siguientes:


ü  Construir el espacio. Sala de psicomotricidad. Eliminar  barreras peligrosas (puertas y cristales). Habilitar espacios circundantes necesarios (almacén y botiquín).
ü  Fomentar la participación e implicación de la población de Sebeta (carpinteros, comerciales, modistas, etc. No era posible sensibilización directa.
ü  Valorar a los niños en su entorno habitual y en sala. Distribuir los niños en grupos.
ü  Formar inicialmente a los monitores etíopes quienes llevarían en un futuro próximo la actividad de Psicomotricidad. Concretamente, formar en observación y acompañamiento de los chicos en la sala.
ü  Diseñar temporalización. Facilitar la planificación espacio-temporal de las sesiones de los niños, las reuniones de los monitores, la periodicidad de contacto con los profesionales de España y la planificación de siguiente visita para continuar con la formación y acompañar la continuidad del proyecto al principio.

En concreto, con los niños y jóvenes invidentes en la nueva sala de psicomotricidad, los objetivos iniciales fueron los siguientes:

ü  Favorecer y acompañar la expresión de emociones y la escucha de deseos
ü  Fomentar la comunicación y la relación con los objetos, el espacio y con los otros
ü  Facilitar el movimiento libre y el descubrimiento de capacidades, limitaciones y motivaciones
ü  Explorar nuevas posibilidades manipulativas, sensaciones e informaciones

¿Cómo?
La metodología llevada a cabo priorizaba:

ü  Aceptación
ü  Respeto
ü  Adaptación
ü  Escucha
ü  Acompañamiento
ü  Contención
ü  Apoyo
ü  Facilitación
ü  Acople
ü  Disponibilidad
ü  Flexibilidad
ü  Comunicación
ü  Movimiento hacia dentro y hacia fuera


Para la evaluación continuada de la actividad por parte de los trabajadores etíopes, y el acompañamiento y seguimiento por nuestra parte desde España, se les formó y facilitó material específico y algo adaptado a sus condiciones especiales, las herramientas fueron las siguientes:

ü  Transcripción sesiones
ü  Registro observación de parámetros
ü  Planteamiento de hipótesis
ü  Reuniones semanales
ü  Memoria



Actualmente el proyecto además de seguir en marcha, va creciendo, a los trabajadores les van surgiendo nuevas necesidades para los niños, además de invidentes, niños con otras discapacidades que a través del “boca a boca” fueron llegando al centro para pedir apoyo y recursos. Hace unos meses que la Ong Mediterranea pudo abrir un nuevo centro para atender a niños con discapacidad y mejorar la calidad de vida de muchas personas en Sebeta, Etiopía.

Algunas conclusiones son:

ü  La ausencia de comunicación directa “visual” y “verbal” favoreció la inexistencia de juicios y, como consecuencia la evolución.
ü  Consciencia de la importancia de la emoción
ü  El valor de la autoestimulación para la persona abandonada corporal y afectivamente. Sentir el cuerpo. Sentirse vivo
ü  La sobreprotección puede generar discapacidad
ü  Ocupar el silencio envistiendo la emoción para transformarla
ü  Facilitar capacidades, confiar, creer
ü  Importancia de la escucha y el respeto
ü  La mirada “vacía” puede estar llena, llenarse y llenarnos.


Laura Pueyo Pardo
Terapeuta Ocupacional pediátrica y Psicomotricista

Impresiones sobre el curso de Masaje en la Infancia de Psicopraxis

Siempre había entendido los masajes como algo relajante o algo que sirve para calmar un dolor o una lesión. Cuando hablamos de masajes infantiles, éstos sirven en muchos casos para mejorar la salud, facilitar la movilidad del niño, su coordinación pero lo más importante para sentirse, para comunicar y crear vínculo afectivo seguro con sus padres u otras personas.

Eso es lo que yo puede desprender a simple vista tras el curso de formación impartido por Psicopraxis, en el que participé en Zaragoza, y donde se explicaron diversas maneras de relacionarse ysanar con el tacto y el contacto, técnicas de masaje de diferentes países y enfoques culturales, todas de una manera clara, que bien pueden ayudar desde a expulsar mucosidades como a mejorar la digestión del niño, o para ayudar a un bebé a descansar. Estos conocimientos se pusieron en práctica entre el grupo de alumnas, cada una de las técnicas pudimos vivenciarlas primero en nuestro cuerpo.

Pero hay que aclarar y destacar que una sesión con niños siento que puede ser diferente. Primero hacerle sentir al niño cómodo, transmitirle confianza. Llega el momento de poner en práctica lo que has aprendido y lo primero sera esperar a recibir del niño con su sonrisa o su mirada la aprobación de que quiere, y poco a poco, de que le gusta lo que estás haciendo.

Dos meses después de esa formación en Psicopraxis, tuve la ocasión de asistir una sesión práctica con una de las psicomotricistas que impartieron la parte teórica. De esta manera se pudo comprobar como trabajar con niños sin dificultades, pero también, con los que verdaderamente tienen problemas.  Niños con Síndrome de Dowm, con algunas dificultades psicomotoras, etc.

Obviamente un niño no se estimula o conecta por sí solo en ningún caso. Siempre se debe atraer su atención con algún juguete infantil que haga sonidos o que tenga colores, si queremos que realice un movimiento, pudiendo seducirle con algo, aunque por más que nos empeñemos, su objeto preferido seguiremos siendo nosotros, los adultos, especialmente los padres.

Pude ver que hay padres (en sentido neutro) que esperan que sus hijos progresen por sí solos o con ayuda del experto, pero yo considero que el trabajo no termina en una sesión con una persona experta. El experto te enseña, pero luego la implicación de los padres para dar continuidad a esa mirada, a esa escucha, a ese contacto y a ese acompañamiento en casa es la que hará que los pequeños vayan creciendo sanos y sin dificultades psicomotoras.

Este tipo de trabajos previenen problemas mayores en los niños, sobretodo si son detectados de una manera temprana. Pues cuanto antes podamos afrontarlos y aceptarlos, y mejor aún acompañados, antes mejoraremos la situación de nuestro hijo y por tanto de la familia.

A nivel personal pienso que este tipo de trabajos deberían haberse desarrollado antes, pues solo desde hace no muchos años se dedica a la psicomotricidad una atención suficiente y de calidad en nuestro país, pues siempre han existido niños con algún tipo de problemas, que a veces con los años se solucionan, pero hay problemas que aumentan y evolucionan sin freno por lo que es fundamental detectarlos y tratarlos.

Laura. 
Alumna del curso "Masaje en la infancia"
Zaragoza

20 may. 2014

El padre como pieza fundamental de maternaje

En gran cantidad de artículos leemos sobre el sostén emocional que necesita un bebé para poder obtener el maternaje  que supuestamente necesita y cuál es el lugar de la madre que debe ocupar para favorecer esa seguridad y confianza que el niño necesita.

Los varones, desubicados, se preguntan una y otra vez, qué deben hacer y esperan a que la nueva mamá sea la que les dé las pautas para sentirse útil. Por supuesto, estoy hablando de aquel hombre que desea ejercer como padre.
Cuando las parejas deciden tener un bebé, suponiendo que cada uno previamente como pareja ha encontrado su lugar complementario,  se cuestionan cuáles son los intereses personales y cuáles son los caracteres que forman el engranaje desde  la escucha y el amor.

Si no hemos tenido la oportunidad de conocernos individualmente, con un previo  trabajo personal, vamos a buscar en la pareja el confort de nuestras carencias infantiles (aquello que no hemos recibido en las edades más tempranas de nuestras vidas) y no como complementación de pareja, de crecimiento, de entendimiento, de poder aportarnos el uno al otro lo mejor de uno mismo.

Por ello, me baso nuevamente en el caso de una pareja que ha llegado a ese punto de  equilibrio emocional, de maduración para poder crear una red sostenedora de su futuro bebé. El tanto por ciento  de que ello suceda es mínimo. ¿ Por qué?, porque el precio que  cada persona debe pagar es alto. Pero, tras este trabajo personal,  el nivel de calidad perceptiva (desde los sentidos) diario, es mucho mayor y favorece la calidad de vida familiar. Es intenso, es sentido, es como la vida misma.

En el momento del nacimiento del bebé, el padre busca continuamente cómo ir entrando para formar el triángulo equilibrante. Es  importante estar a la escucha de cuáles son las necesidades de la madre. La mamá y el bebé estarán inmersos en su mundo ying, en una fusión de contacto, de escucha, de acople postural y emocional. Por tanto, todo aquello que salga de este mundo va a estar fuera de sus vivencias: el día a día, la casa, las visitas, la compra, el hombro de apoyo, la mirada tierna de comprensión etc…, es el  el padre quien debe ocuparse de ello. Principalmente el tiempo necesario de fusión, mama-bebé, en el que ambos forman un todo pero con unas funciones muy claras. Mamá, Ying, Papá Yang.

Para ello, repito que un varón que ha podido estar escuchando cuáles son sus carencias infantiles y ha aprendido a aportárselas él mismo y no por ello, dependiendo de otra persona, ya sea de la pareja o de un terapeuta, podrá atender a todo aquello que como madre va a ir necesitando.

Cuando el padre siente que percibe esta escucha de ir viendo las necesidades que tiene la madre, tejerá una red amorosa y sustentadora que aportará los nutrientes necesarios como creador de este triángulo imprescindible para formar una familia, y posteriormente se necesitará ampliar a la “tribu”.

Yo, mujer, hablo en boca de muchas madres que durante el puerperio acuden a mí.
Por falta de sostén, buscando un apoyo, una escucha, una contención. Esta contención, la sustento momentáneamente ya que es imprescindible que el padre ocupe su lugar para que se sienta el conjunto “familia”.

Por ello, hago un llamamiento a los hombres para que vuelvan a la sociedad, dejándose ver y oír desde su propio mundo emocional y no desde la sombra de la mujer que se apodera de lo que cree su “único lugar”. Aprovecho para expresar que las diferencias entre los hombres y las mujeres deben existir sin buscar la igualdad de sexos. Cada uno de nosotros, con nuestras diferencias masculinas y femeninas, son imprescindibles  para formar el triángulo armonioso que sostendrán nuestras futuras creaciones.

                                      Cristina Martínez Sampietro
Psicomotricista Terapeuta, Directora de Crea_t Centro de Psicomotricidad, en Palma de Mallorca.
 Formadora de psicomotricistas.Psicopraxis.

14 may. 2014

Terapia Ocupacional en Pediatría

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Terapia Ocupacional es "el conjunto de técnicas, métodos y actuaciones que, a través de actividades aplicadas con fines terapéuticos, previene y mantiene la salud, favorece la restauración de la función, suple los déficit invalidantes y valora los supuestos comportamentales y su significación profunda para conseguir las mayores independencia y reinserción posibles del individuo en todos sus aspectos: laboral, mental, físico y social".

Importantísimo destacar para evitar errores terminológicos, que entendemos por ocupación los profesionales de la Terapia Ocupacional:

“Desempeño que da significado a la necesidad individual de sentirse competente y satisfecho al pertenecer al mundo social y validar las propias capacidades, intereses, valores y objetivos personales adquiridos por la propia experiencia”.


La Terapia Ocupacional es una profesión socio-sanitaria (en España catalogada como sanitaria según la  Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias), del ámbito de la rehabilitación, cuyo fin es prevenir la discapacidad y/o disminuir las dificultades cuando ya existe patología, para que no lleguen a ser limitaciones, o apoyar el logro de adaptaciones para favorecer que el niño y la familia se acoplen y desenvuelvan en su vida diaria con calidad y satisfacción personal.

La primordial herramienta de un terapeuta ocupacional es la actividad, en el caso de los niños, el juego, e incluso, ajustando la terminología en los bebés, y haciendo mención a la vida prenatal, el movimiento voluntario e involuntario, y sobre todo, el deseo, como motor de desarrollo psicomotor que el Terapeuta Ocupacional observará, escuchará y fomentará en el recién nacido y el niño para/con la familia.

La otra función importante en la infancia es la rehabilitación del individuo para las actividades de la vida diaria (deambulación, alimentación, vestido, aseo...), es decir, en la práctica clínica el terapeuta ocupacional es un profesional sanitario altamente especializado en la prevención de la disfunción y la recuperación y/o adaptación e inclusión de la discapacidad.


El Terapeuta Ocupacional utiliza la actividad con propósito y el entorno para ayudar a la persona a adquirir el conocimiento, las destrezas y actitudes necesarias para desarrollar las tareas cotidianas requeridas y conseguir el máximo de autonomía, fomentar el desarrollo de la identidad y/o la integración, en el caso de los más pequeños, teniendo en cuenta al niño dentro de su sistema familiar y el hogar del mismo.

Rol del terapeuta ocupacional en Pediatría:
  • Elaboración de actividades encaminadas a la prevención de dificultades en la infancia, la detección precoz de alteraciones y la Atención oportuna al niño y su familia
  • Valoración global del desarrollo del niño (área motora con especial atención a la función del miembro superior, área intelectual siendo meticulosos con la función perceptiva, área emocional, función sensorial y área social) y su familia (entorno inmediato y social)
  • Acompañamiento familiar y estudio individualizado, de la historia y perfil ocupacional, desajuste de roles y hábitos que dificulten el desarrollo del niño y la calidad de vida familiar
  • Visitas domiciliarias y adaptación del entorno, eliminación de barreras arquitectónicas y coordinación con familiares y /u otros profesionales
  • Elaboración de plan de trabajo individualizado de actividades para cada niños y su familia
  • Confección de férulas y ayudas técnicas, y entrenamiento y supervisión del uso de las mismas
  • Entrenamiento y reeducación de las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria. Una de ellas fundamental y temprana en la vida del recién nacido, como es, la alimentación
  • Favorecedor de herramientas de vinculación, comunicación y relación con la familia
  • Fomento y facilitación de la inclusión del niño en su entorno social (escuela, actividades comunitarias, etc.) y educación para el ocio
  • Sensibilización, difusión y colaboración con otras instituciones públicas y privadas para la promoción y el desarrollo de programas de intervención en la población infantil con discapacidad y/ o riesgo de padecerlo .


Laura Pueyo Pardo
Terapeuta Ocupacional Pediátrica

Tomemos conciencia de la importancia de los servicios de Atención Temprana

El PSOE critica la desaparición de los equipos de atención temprana en Aragón

La portavoz del PSOE en educación en las Cortes de Aragón, Mayte Pérez, ha criticado hoy la desaparición de los equipos de atención temprana que atendían a más de 2.000 alumnos con dificultades en educación infantil de 0 a 3 años y lo ha calificado como "un paso más" para que desaparezca esta etapa educativa.
Pérez ha recordado en un comunicado que este martes finalizó el plazo de información pública de la orden del Departamento de Educación de Aragón para regular los servicios de orientación educativa de la Comunidad Autónoma y ha lamentado especialmente la desaparición de estos equipos.
En este sentido, ha mantenido una reunión con representantes de la Federación de Enseñanza de CCOO ante los cambios en atención temprana y ha aseverado que supone un retroceso que no garantiza "el mantenimiento del nivel y la calidad educativa en el primer ciclo de Infantil", han informado fuentes del PSOE.
Ha añadido que lo que pretende la presidenta, Luisa Fernanda Rudi, es hacer desaparecer "poco a poco" este servicio, con una orden que supone un retroceso de 30 años en la orientación y por el que los padres de los niños que tengan dificultades tendrán que pagar servicios externos.
Por último, Pérez ha insistido en que el PSOE seguirá apostando por extender la formación académica en su nivel más elemental configurando una etapa integral de 0 a 6 años ya que, a su juicio, "la etapa de la educación Infantil es uno de los retos educativos fundamentales".

Comparte: Miguel Santiso


¿Milagro?¿Sorpresa? ...o natural como la vida misma


Milagro de la vida: gemelas nacen tomadas de la mano  


Jenna y Jillian son hermanas monoambióticas, es decir, compartieron el saco amniótico y estuvieron en contacto permanente a lo largo de la gestación. La conmovedora imagen recorre el mundo
La primera fotografía de las gemelas Jenna y Jillian tomadas de las manos conmueven al mundo. Las hermanas son monoambióticas, es decir, que estuvieron juntas en el mismo saco amniótico y en contacto permanente a lo largo del embarazo, lo cual representaba mayores riesgos que los normales. Ese tipo de nacimientos ocurren en uno de cada 10.000 embarazos, según los médicos; y por esta circunstancia la madre pasó dos de los nueve meses en el hospital. Las niñas nacieron el pasado viernes a las 14.43, hora local - en Estados Unidos-, y cada una pesó menos de dos kilos. Asimismo la madre de las bebas, Sarah Thistlewaite -quien es maestra de matemáticas en una secundaria-, dijo que ella y su esposo Bill, de 35 años, las sostuvieron en sus brazos durante algún tiempo el Día de la Madre. "Es difícil expresar en palabras lo increíble que se siente saber que las niñas están bien", manifestó. "Es magnífico saber que están tan bien, y poder cargarlas". Thistlethwaite, de 32 años, declaró al periódico Akron Beacon Journal que ese fue "el mejor regalo del Día de la Madre de la historia". "Ya son mejores amigas", agregó. "No puedo creer que estuvieran tomadas de la mano. Es sorprendente", sostuvo una sonriente madre.


El día (Argentina)

Milagro de la vida, titula "El Día", periódico argentino. Me alegra que la imagen y la noticia hayan llegado a tantas personas, deseo tomemos conciencia de la vida de los niños antes de nacer, del valor de lo compartido en ese espacio y tiempo, que llamamos gestación.

Aquella niña, que llega al mundo por cesárea, es separada de la madre, a la vez que abandona el único espacio conocido para ella, y siente que se está distanciando de la persona que lo compartía con ella los meses de embarazo. Sale aun medio no líquido, con gravedad, con nuevos olores, sonidos que percibe diferente...lo natural, era que buscara a agarrarse a lo único conocido, a su hermana y sentir que, donde quiera que fueran, podían seguir acompañándose.

Laura Pueyo Pardo



13 may. 2014

DILE QUE LE QUIERES

Cerremos los ojos y recordemos lo más hermoso que nos han dicho nuestros padres: Princesa…rey de la casa…mi vida…eres un encanto…cariño…mi corazón…mi amor…mi cielo…qué guapo…qué listo…
¿Estamos sonriendo? 
Tal vez algunos de nosotros no logremos traer estos recuerdos, y en su lugar aparezcan sin permiso otros: qué tonto eres…pues sólo sabes mentir…que si sigues así se lo diré a tu padre…eres malo…no te quiero… ¿acaso no comprendes?…  ¿eres sordo?…distraída como su madre…
¿Estamos compungidos? 
Lo que nuestros padres -o quienes se ocuparon de criarnos- hayan dicho, se ha constituido necesariamente en lo más sólido de nuestra identidad. Porque somos los adultos quienes nombramos cómo son las cosas. Por eso lo que decimos, es.
El niño pequeño no pone en duda lo que escucha de los mayores. Puede ser doloroso o gratificante, pero en todos los casos, la interpretación de los adultos es absolutamente certera para el niño que aprende a traducir al mundo a través del cristal de los mayores. 
En este sentido, la intención con la que hablamos con los niños es importante. Si los amamos de verdad, seguramente nuestras palabras estarán cargadas de sentimientos cariñosos y suaves. Pero si estamos llenos de resentimiento, destilaremos odio aún cuando los niños no tengan nada que ver. 
Es verdad que hay situaciones donde el niño se equivoca o hace algo inadecuado. Pues bien. Una cosa es conversar sobre eso que “hizo” mal, y otra cosa es que ese acto lo convierta en alguien que “es” malo. Sólo nuestro rencor puede confundir entre lo uno y lo otro. Si el niño, de tanto escuchar a sus padres diciendo lo mismo, se convence de que es malo, quedará atrapado por ese circuito donde “es” en la medida que es malo, y para ser malo, tiene que seguir haciendo todo lo que haga enfadar a sus padres. En ese punto, ha perdido toda esperanza de ser amado sin condiciones.
 Para el niño “eternamente malo a ojos de sus padres”, siempre aparecerá otro individuo que actuará el personaje opuesto: “el eternamente bueno”. A veces es alguien tan cercano como el propio hermano o hermana, u otra persona muy próxima a la familia. Allí, en ese personaje, -no importa qué es lo que haga- recaerá toda la admiración y será nombrado por los padres como  alguien “bueno, inteligente y listo”. Esta es la prueba fehaciente de que no se trata de lo que cada uno es o hace, sino de la necesidad de los adultos de proyectar polarizadamente, nuestros lados aceptados y nuestros lados vergonzosos en otros individuos, para no hacernos cargo de quienes somos. Y también para dividir la vida en un costado bien negro y en otro bien blanco, de modo de tener cierta sensación de claridad. Que por supuesto no es tal.
 Parece que los adultos necesitamos mostrar todo lo que los niños hacen mal, cuán ineptos o torpes son, para sentirnos un poquito más inteligentes. Es una paradoja, porque al actuar de esta forma, es obvio que somos increíblemente estúpidos. 
Sin embargo las cosas son más sencillas de lo que parecen. Decirles a los niños que son hermosos, amados, bienvenidos, adorados, generosos, nobles, bellos, que son la luz de nuestros ojos y la alegría de nuestro corazón; genera hijos aún más agradables, sanos, felices y bien dispuestos. Y no hay nada más placentero que convivir con niños alegres, seguros y llenos de amor. No hay ningún motivo para no prodigarles palabras repletas de colores y sueños, salvo que estemos inundados de rabia y rencor. Es posible que las palabras bonitas no aparezcan en nuestro vocabulario, porque jamás las hemos recibido en nuestra infancia. En ese caso, nos toca aprenderlas con tenacidad y voluntad. Si hacemos ese trabajo ahora, nuestros hijos -al devenir padres- no tendrán que aprender esta lección. Porque surgirán de sus entrañas con total naturalidad, las palabras más bellas y las frases más gratificantes hacia sus hijos. Y esas cadenas de palabras amorosas se perpetuarán por generaciones y generaciones, sin que nuestros nietos y bisnietos reparen en ellas, porque harán parte de su genuina manera de ser.
 Parece que nuestra generación es bisagra en la evolución de la sociedad occidental. A las mujeres nos toca aprender a trabajar y lidiar con el dinero. A ser autónomas. Nos toca aprender sobre nuestra sexualidad. A re aprender a ser madres con parámetros diferentes de los de nuestras madres y abuelas. Y nos toca aprender a amar. Por eso es posible que sintamos que es un enorme desafío y además es mucho trabajo, esto de criar a los niños de un modo diferente a como hemos sido criadas. Es verdad. Es mucho trabajo. Pero se lo estamos ahorrando a nuestra descendencia. Pensemos que es una inversión a futuro con riesgo cero. De ahora en más… ¡sólo palabras de amor para nuestros hijos! Gritemos al viento que los amamos hasta el cielo. Y más alto aún. Y más y más.
 Laura Gutman
Comparte Laura Pueyo

LA PSICOMOTRICIDAD EN LA ESCUELA INFANTIL

Nuestra experiencia nos dice que la primera entrada en la Escuela Infantil, es un paso difícil para el niño en su adaptación y fundamental para su estar y ser en la vida; la psicomotricidad podrá incluirse dentro de la dinámica del centro, ayudando al niño en esta adaptación, y en los distintos momentos de su proceso educativo dentro de la escuela.
Observamos además la gran similitud que el Diseño Curricular Base establece con nuestra propuesta de incorporar la psicomotricidad dentro del currículo educativo de todo cetro. Ambas propuestas persiguen un mismo objetivo: el desarrollo integral del niño.
Proponemos también la psicomotricidad como prevención de trastornos psicoafectivos y motores del niño, causantes de posibles problemas posteriores del niño (escolares, de personalidad, etc.)

La Psicomotricidad devuelve la importancia al cuerpo como receptor y emisor de sensaciones, emociones, miedos y fantasías. Un cuerpo que desarrolla un movimiento, que aporta una identidad, que procesa unos sentimientos y busca su autonomía, desarrolla su inteligencia favoreciendo con todo ello la capacidad de comunicación y de creación del niño.
Si el cuerpo es protagonista de la integración social y es el que aprende, durante los primeros seis años tienen que tener una educación que desarrolle las potencialidades creadoras y productivas.

Las técnicas desarrolladas por la psicomotricidad están basadas en el principio de que el desarrollo de las capacidades mentales de análisis, síntesis, abstracción, simbolización, etc., se logran solo a partir del conocimiento y control de la propia actividad corporal, es decir, a partir de que el niño construya y asimile adecuadamente lo que se denomina su esquema corporal.
Partiendo de la relación existente entre el cuerpo y la psique, la psicomotricidad va a tener como principales objetivos el educar las capacidades sensitiva, perceptiva, representativa y simbólica, además de favorecer el desarrollo de la autonomía y la identidad de los niños.
Este objetivo general que nos planteamos de desarrollo global del niño, va a ser a través de su cuerpo en movimiento, en relación con los objetos, con el espacio, consigo mismo y con el otro, como tomará conciencia de sus posibilidades y limitaciones, lo que le proporcionará un desarrollo psicomotor armónico.


El psicomotricista será el adulto que ofrezca la seguridad suficiente en el niño, para que a través de su aceptación pueda expresarse libremente. Lo mismo ocurrirá con el profesor, figura de identificación y seguridad para el niño. La intervención y disponibilidad corporal del psicomotricista va a variar en función de la etapa o momento evolutivo en el que se encuentra el niño. Por todo ello, su formación debe ser completa (personal, teórica y práctica).

Carmen Pascual
Psicomotricidad, educar a través del movimiento
Fundación SM

7 may. 2014

Método Padre/Madre Canguro

¿Qué es el método madre canguro?
Consiste en tener al bebé (generalmente un prematuro) semidesnudo o vestido únicamente con el pañal, en contacto directo piel con piel sobre el pecho descubierto de su madre o de su padre, en "posición canguro" (ver más adelante). Se pretende que esta situación se mantenga durante el mayor número de horas posibles al día, en beneficio del bebé.
¿Dónde se realiza?
Es una forma de cuidar a los bebés prematuros que se practica en las unidades de neonatología de hospitales de muchos países, porque es buena para el niño, es segura, humaniza la atención médica y se complementa con la alta tecnología. También se puede hacer, claro está, en el domicilio, tras el alta hospitalaria.

¿Por qué se recomiendan los cuidados canguro?
Está comprobado que el bebé en contacto piel con piel regula mejor su temperatura que en la incubadora. Además, se facilita y mantiene la lactancia materna, y se reduce el número de días de ingreso en el hospital. Pero, por encima de todo, promueve la relación amorosa entre la madre y el padre con su hijo enfermo o prematuro.
¿En qué consisten estos cuidados?
Los componentes fundamentales de los cuidados canguro son la posición canguro, la alimentación con leche materna y la preparación de los padres para el cuidado de su hijo, para hacer posible un alta temprana del hospital.

Posición canguro: se coloca al niño, vestido con el pañal y a veces también con un gorro, en posición vertical sobre el pecho desnudo de la madre o del padre, con la cabeza de lado y el oído cerca del corazón de los padres, los brazos y las piernas del bebé deben estar flexionadas y con una mano cerca de la boca.
Los padres vestirán con ropa amplia, por ejemplo una camiseta elástica, que permita cobijar en su interior al recién nacido y les sirva de sujeción para poder relajarse e incluso dormir cuando el niño duerma . Han de disponer de un sillón cómodo reclinable y un ambiente lo más intimo posible, con luz suave y poco ruido.
La posición canguro debe iniciarse lo antes posible, prolongarse durante el mayor número de horas al día y continuarse tantos días o semanas como el niño necesite.
Alimentación con lactancia materna: El método canguro incluye habitualmente la alimentación con leche materna. El bebé puede iniciar poco a poco la succión del pezón hasta ser capaz de mamar directamente del pecho sin salir de la posición canguro.
Participación de los padres en el cuidado diario de su hijo . Se busca que sean ellos, y sobre todo la madre, los principales proveedores de sus necesidades físicas (calor, alimentación) y emocionales (amor, protección, estímulos suaves). También se trabaja en la preparación del niño y los padres para el alta lo antes posible, cuando su situación lo permita.
¿Quién puede recibir los cuidados canguro?
Pueden recibirlos todos los recién nacidos. Como consecuencia, regulan mejor la temperatura, el ritmo cardiaco y respiratorio, lloran menos, están más tranquilos y consiguen con más facilidad el establecimiento de la lactancia materna.
La práctica del método canguro en las unidades neonatales está principalmente dirigida a los prematuros, indistintamente de su peso y grado de prematuridad, pero también a cualquier recién nacido que esté muy enfermo. Se recibirá este cuidado siempre y cuando la situación sea estable, es decir, cuando las constantes vitales se mantengan sin variaciones importantes.
¿Quién puede darlos?
Todas las madres y padres pueden realizar el método canguro con su hijo. En algunas ocasiones también puede realizar el cuidado canguro otra persona de la familia, cercana al niño.
¿Cuándo empezar a realizarlo?
Según el grado de prematuridad o afectación, se puede comenzar inmediatamente tras el nacimiento o habrá que esperar un tiempo. En caso de que el niño pueda iniciar el canguro pero la situación de la madre no lo permita, se recomienda que comience el padre.
¿Quién decide cuándo dejar de hacer canguro?
La posición canguro se mantiene hasta que el niño que fue prematuro deja de encontrarse cómodo y es capaz de regular su temperatura adecuadamente. Esto suele pasar aproximadamente cuando se cumplen las 38 semanas desde el comienzo del embarazo. Es decir, muchos de los niños que nacen en su momento (a término) no están a gusto en esta posición, ni siquiera al poco de nacer.
El bebé es quien decide y lo expresa claramente con signos de incomodidad como sudar, retorcerse, protestar. Para él, ?ya es tiempo de nacer?. A partir de este momento, se recomienda a los padres dejar el cuidado canguro gradualmente y realizarlo ocasionalmente después del baño o cuando el niño necesite calmarse.
¿Por qué se practica especialmente con los prematuros?
En canguro, el bebé prematuro se siente en un ambiente más parecido al útero materno y esta posición le aporta estímulos suaves, tranquilizadores y llenos de ternura, que solo sus papás pueden darle.
Estos bebés no son capaces de controlar la temperatura de su cuerpo, por eso hay que mantenerlos dentro de la incubadora o, mejor, en contacto piel con piel.
El cuidado en canguro ofrece ?protección cerebral?, ya que amortigua el efecto de todo tipo de agresión o estrés (ruido, luz, manipulaciones molestas, etc.) sobre un cerebro inmaduro y frágil.
El método canguro no sustituye a la atención médica y los tratamientos complejos que el niño requiera, sino que humaniza y complementa la elevada tecnología y cuidados de los profesionales con los cuidados que estos niños necesitan de sus padres.
¿Qué beneficios tiene el método canguro?
Resumiéndolo en pocas palabras, esta forma de cuidar a los recién nacidos pretende parecerse algo a alargar su tiempo de estancia dentro de su madre, aunque ya hayan nacido; pero contactando, en vez de desde dentro, desde fuera, piel con piel.
Las reacciones hormonales que provoca en la madre favorecen el establecimiento del vínculo madre-hijo y el de la lactancia materna.
El bebé que nace antes de tiempo necesita así menos ayudas externas (control de temperatura, oxígeno), llora menos, duerme mejor y más tiempo y, como consecuencia de todo, también gana más peso. Además, está más protegido de estímulos molestos.
El contacto físico con sus padres es, para el niño prematuro, una fuente de estimulación e interacción necesaria para el desarrollo físico y cerebral.
Este método une a los padres en la atención a su hijo, convirtiéndolos en cuidadores activos, confiados en su propia capacidad para criarlo, pese a su fragilidad.
El contacto piel con piel, siguiendo el método canguro, es una alternativa frente a la incubadora. Una oportunidad única de los padres y el recién nacido para mantenerse juntos durante el ingreso en el hospital e iniciar el vínculo y apego entre ellos. También promueve la participación activa de los padres en el cuidado de su hijo y la sensación de sentirse útiles.

Artículo creado el 23-2-2014, revisado por última vez el 5-3-2014
Asociación Española de Pediatría
Compartido por : Delia Royo
                          Neonatóloga

Pauta de Detección Precoz CRIAS

La Pauta de Detección Precoz CRIAS surgió en el año 2006 a partir de la observación clínica de niños con riesgo neuromotor y otros con patología establecida, en la que se analiza la postura de los niños, asignándole un puntaje similar al del Test de Apgar. Ha resultado ser una herramienta de trabajo muy sencilla, fácil de aplicar y de rápido aprendizaje, sin observarse diferencias importantes en la aplicación por diferentes personas.  

No es una pauta de diagnóstico sino una forma sencilla de objetivar el riesgo y derivar para una evaluación más completa.
Posteriormente se amplió a las demás áreas del desarrollo, construyéndose un gráfico que hace fácilmente visible la alteración.

Tras realizar en los últimos dos años consecutivos dos pasantías, de formación, por el centro de rehabilitación Crias (Viña) y el Hospital Carlos Van Buren (Valparaíso), me enorgullece que pueda llegar a la ciudad de Zaragoza la Pauta de manos de la profesional Laura Pueyo Pardo. 

Deseamos sigan detectándose alteraciones tempranamente para atender de manera oportuna  a los niños con riesgo de manifestar dificultades psicomotoras, y sobre todo, de desarrollar patología neuromotora del tipo de la parálisis cerebral.

 Verónica Delgado


 Médico Fisiatra Infantil,Viña del Mar, Chile

El arco iris tiene muchos colores


Da la sensación que podemos coger la luz con nuestras manos cuando está reflejada en la diversidad de colores. Extasiados por la belleza, permanecemos atónitos ante la aparición del arco iris surcando el cielo. Ese reflejo difuso nos trae un instante de inocente felicidad, unos segundos de explosión de magia entre el final de una lluvia y los tenues rayos del sol. Rojos, morados, violetas, azules, verdes, naranjas y dorados coexisten entre sí, porque todos son uno. Y si uno de estos colores faltara, simplemente no habría luz.
Así como es arriba es abajo, dicen los sabios que saben. Si en el cielo la diversidad es moneda corriente, debe ser porque aquí abajo nos necesitamos unos y otros con nuestras diferencias. No sólo el bajo necesita del alto para tomar la manzana del árbol, sino que el alto necesita del bajo para encontrar la piedra preciosa. El delgado necesita del robusto para lanzar la piedra y el robusto necesita del delgado para correr. El niño necesita al adulto para ser cuidado y el adulto necesita al niño para sanar su corazón.
Hay momentos en que algunos nos juntamos con otros parecidos y decidimos que “nosotros” somos los buenos y los normales, también los santos, los saludables, los correctos y los inteligentes. Por lo tanto, determinamos que los “otros” que son  también bastante parecidos pero no lo suficiente,  obligatoriamente son malos y anormales, pecadores, enfermos, incorrectos y tontos. Desde ya, es posible que ellos opinen sobre nosotros exactamente lo mismo que nosotros opinamos sobre ellos. Pero poco importa, porque de todas maneras no nos interesa lo que piensan ni sienten ni dicen. Nosotros somos nosotros y ellos son ellos, o sea, son diferentes. Y si son diferentes, preferimos alejarnos. Y al alejarnos, serán cada vez más diferentes y más desconocidos y más peligrosos.
 La paradoja es que podemos ser buenos en la medida que haya alguien que no sea tan bueno…de lo contrario ¿cómo sabremos que somos buenos?  Si no hay pecadores, ¿cómo es posible saber si somos santos?  Si no hay mentes brillantes ¿cómo medimos nuestra ignorancia? Y sobre todo, si no hay generosos ¿cómo registramos nuestro egoísmo?
 Esa es la sabiduría de la diversidad. Sólo en la diferencia podemos conocernos. Sólo si los demás poseen virtudes diferentes a las propias, podemos comprender qué tenemos y qué nos falta. Por eso ni siquiera se trata de “aceptar” las diferencias. Se trata de comprender que sin las diferencias, no “somos”. Es decir, que para “existir” y tener alguna entidad, necesitamos a aquellos que son diferentes a nosotros. Como el rojo necesita del azul y el violeta necesita del anaranjado. O sea que el acercamiento al “diferente” no es sinónimo de altruismo, sino apenas la capacidad de reconocer una necesidad vital propia.
 Todos los padres de niños “diferentes” a otros lo saben. Es el  niño “supuestamente diferente” quien nos trae conocimiento, nos dice quiénes somos, y nos indica nuestras falencias. Pobres todos nosotros.
Laura Gutman
www.lauragutman.com.ar/


Comparte Laura Pueyo